Saltar al contenido

Clase VI: Sulfatos, cromatos, molibdatos y woframatos

Los sulfatos, sales del ácido sulfúrico, son minerales muy difundidos en la naturaleza y comprenden numerosas especies, todas ellas caracterizadas por presentar el grupo aniónico (SO4). Por lo general se encuentran como productos de depósitos hidrotermales, en filones metalíferos y yacimientos salíferos. Una parte de los sulfatos derivan de la oxidación de sulfuros metálicos en las monteras de sus yacimientos, aunque también se originan en las fumarolas volcánicas. En las clasificaciones sistemáticas de Hugo Strunz estos minerales se dividen de acuerdo con su clasificación química. 

sukfato

Los anhidros 

Siguiendo la clasificación de Strunz, uno de los sulfatos anhidros de cierto interés que no contiene aniones extraños es la langbeinita. Se trata de un sulfato de potasio y magnesio, cúbico, poco difundido en cristales. 

Más frecuente y mejor cristalizada es la thenardita, un sulfato de sodio rómbico. La yavapaíta, un sulfato de potasio monoclínico, es un producto de las fumarolas, menos común que el sulfato de amonio mascagnita, rómbico. La aftitalita (o glaserita), un sulfato de potasio y sodio trigonal, forma a veces cristales tabulares hexagonales. Al mismo grupo pertenece la rarísima palmierita del Vesubio, que tiene la misma estructura, pero que contiene plomo en lugar de sodio. 

Los minerales más bellos y abundantes entre los sulfatos anhidros son los constituidos por sulfatos de calcio (anhidrita), de estroncio (celestina), de bario (baritina) y de plomo (anglesita), que dan lugar a magníficos individuos cúbicos. Entre los sulfatos anhidros básicos, en los que aparece el grupo (OH), destacan tres especies en las que está presente el cobre, la brochantita (monoclínica), la antlerita (rómbica), y la linarita (monoclínica y con plomo). 

Rarísimos productos de las fumarolas son la dolerofanita y la misenita (monoclínicas), y la clorotionita y la mercalita (rómbicas). El grupo de la alunita, un sulfato básico de aluminio y potasio, da lugar a bellos cristales de simetría trigonal, tabulares o romboédricos. El correspondiente término ferrífero es la jarosita. Existen también especies en las que predomina el sodio sobre el potasio (natroalunita y natrojarosita), además de términos ricos en plomo (plumbojarosita y beaverita) y argentíferos (argentojarosita). 

Muy parecido por estructura y aspecto a los minerales citados es el grupo de lahouseita , también de simetría trigonal, que incluye sulfatos, fosfatos y arseniatos en iguales proporciones. Entre los primeros, además de la m•oodhouseíta, podernos recordar los que tienen predominio de estroncio, por ejemplo la svan-bergita, los arseniferos, es decir, la kemmlitzita, la hidalgoita y la beudantita, esta última restante frecuente. 

Algunos grupos de minerales son típicos de los lagos salados, todos con sodio. Entre estos tenemos la sulfohalita, cúbica y en cristales octaédricos, la schairerita, más rara, trigonal y en individuos hexagonales prismáticos o romboédricos, la hanksita, en cristales hexagonales, y la burkeíta, rómbica, que sólo se presenta en forma compacta. 

Sulfatos raros que contienen plomo, presentes en la montera de los yacimientos de plomo, con mucha frecuencia dan lugar a magníficos y muy buscados ejemplares. Son la leadhillita, hexagonal, al cual corresponde la menos difundida susanita (con la misma composición de simetría trigonal), y la caledonita, rómbica y azul debido a la presencia de cobre. Mu-

cho más raras son otras dos especies monoclínicas, la lanarkita, originaria de Escocia, y la caracolita, procedente de Chile. 

Los vitriolos 

Entre los sulfatos hidratados sin aniones extraños existen diversos grupos de vitriolos. Fueron llamados así, sobre todo en el pasado, debido a que se presentan en forma de concreciones vítreas solubles en agua. Se encuentran en la superficie de las minas como productos de alteración de los sulfuros. 

En la actualidad los vitriolos no tienen ningún tipo de interés práctico, sin embargo, con anterioridad se habían empleado en medicina, producción de tinta y fabricación de ácido sulfúrico mediante enrojecimiento (aceite de vitriolo). Entre ellos algunas especies se caracterizan por una fácil alterabilidad. 

Un primer grupo, formado por minerales de simetría monoclínica, está compuesto por sulfatos monohidratados (es decir, con una sola molécula de agua) que pueden contener magnesio (kieserita), hierro (szomolnokita), manganeso (szmikita) o cinc (gunningita). Un segundo grupo incluye sulfatos con tres moléculas de agua, el único término conocido es la bonatita, monoclínico y con cobre. 

No muy importante es la serie con cuatro molé-culas de agua, en la cual se tienen términos monoclínicos que contienen magnesio (leonardita), hierro (rozenita) o manganeso (Hesita). Más común es la serie con cinco moléculas de agua. Destaca la calcantita, sulfato de cobre, triclínico. Los vitriolos con seis moléculas de agua son mucho más raros. Destacan los términos magnesíferos (hexaedrita, monoclínica), cincíferos (bianchita, monoclínica) y niquelíferos (retgersita, tetragonal, y niquelhexaedrita, monoclínica). De vitriolos con siete moléculas de agua existen dos series, la monoclínica y la rómbica. A la primera pertenecen los sulfatos de hierro (melanterita), cobalto (bieberita), cobre (bootita) y manganeso (mallardita). A la segunda pertenecen los sulfatos de magnesio (epsomita), cinc (goslarita) y níquel (morenosita). 

Hidratados sin aniones extraños 

Entre los sulfatos sin aniones extraños tenemos un grupo en el que aparecen metales trivalentes. los principales son el hierro y el aluminio. Las especies con hierro. cuando se muestran bien cristalizadas, son casi todas de un color rosado o similar al de la amatista. Destacan dos, trigonales con la misma composición química, la coctuimbita y la más rara paracoquimbita. 

Menos frecuentes son la kornelita, monoclínica, y la quenstedfita, trichnica como la raemerita, un mineral marrón que contiene hierro Bivalente y trivalente. También es bastante común el alunógeno, un sulfato de aluminio triclinico. La serie de la halotriquita, un sulfato hidratado de hierro y aluminio monoclínico. comprende diversas especies de aspecto fibroso-radiado, entre ellas el equiva ente magnesifero es la pickeringita, monochnica Más raros son los minerales que contienen metalesalcalinos, sodio y potasio, por ejemplo la krausita, latamarugita y la amarillita toda monogenicas. 

Con estas especies se relaciona el grupo de los alumbres, sulfatos hidratados de aluminio y otros metales, conocidos y bien cristalizados como productos artificiales, pero difíciles de encontrar en la naturaleza. Además del alumbre potásico, de típica simetría cúbica. se tienen términos sódicos y de amonio. Próximos a los alumbres, pero con diferente estructura y rara vez bien cristalizados, son la mendozita y la kalinita, ambas monoclínicas. La voltaíta contiene hierro en dos diferentes estadios de oxidación y con frecuencia forma cristales cúbicos de color negro. Otros sulfatos hidratados de hierro y potasto, haqante raros, son la goldwhita, monochnica, y la terrinatrita, trigonal. 

Con cromo, molibdeno y wolframio

A la misma clase de los sulfatos pertenecen los cromatos, algunos de los cuales poseen la misma estructura, Con magnífico color anaranjado, es la crocoíta, un mineral monoclinico en el que fue descubierto el cromo. Otras especies interesantes, aunque raras, son la fenicocroíta, con plomo y monoclínica, y la lanarkita, isoestructural. La hemiedrita, triclínica y con cinc, sustituido por cobre en la iranita, también triclínica, y la embreyita, monoclínica y con fósforo. 

De color verde oscuro es la vauquelinita, monoclínica, que también con-tiene fósforo. Minerales solubles en agua, que se hallan en Chile, son los cromatos potásicos tarapacaíta, rómbica, y lopezita, triclínicos. Pertenecen a esta clase molibdatos y wolframatos. El grupo más conocido, con especies cristalizadas de forma magnífica, es el de la scheelita, de simetría tetragonal. Isoestructurales con esta última son el molibdato de calcio (powellita), el wolframato de plomo (raspita) y el molibdato de plomo (wulfenita). También se tienen molibdatos y wolframatos de cobre (lindgrenita, monoclínica, y cuproscheelita), de hierro (ferrimolibdita, rómbica, y ferritungstita, cúbica) y de uranio (cousinita y calcurmolita), no totalmente definidos desde el punto de vista estructural.