Saltar al contenido

Calcita

calcita naranja

Calcita Características y Yacimientos

Las rocas de las que es el principal componente a incluso el único cubren cerca del 40ç5 terrestre

calcita naranja

La calcita, cuyo nombre deriva del latín calx («cal»), es un mineral muy común. Es, en efecto, el componente principal, a veces el único, de rocas como las calizas, los mármoles y los alabastros, de concreciones como las estalactitas y las estalagmitas, de oolitos, pisolitos y de una particular masa pulverulenta, la llamada «leche del monte».

Una variedad coloreada del mineral es denominada, impropiamente, «ónice de México». A la calcita concreciona-da, fibroso radiada y zonada se la llama «alabastro calizo» (u «oriental»), pero más correctamente debe denominarse alabastrina; los antiguos romanos usaban la procedente de África septentrional, extraída en las proximidades de la antigua Tebas, en Egipto. 

Características de la calcita

La calcita cristaliza en el sistema trigonal, en cristales romboédricos, escalenoédri-cos o prismáticos, a menu-do en intercrecimientos maclas, incoloros o blan-quecinos cuando son puros, pero con frecuencia diversa-mente coloreados (amarillo, rosado, verde, azul, etc.); su raya siempre es blanca. Presenta exfoliación perfecta según las caras del romboedro y un brillo que varía de vítreo a nacarado. Por compresión da lugar a mulas polisintéticas laminares. Con frecuencia se presenta en forma de masas microcristalinas compactas dando lugar a las calizas que, por metamorfismo, originan rocas con una típica estructura sacaroidea, los denominados mármoles. 

En masas fibrosas la calcita constituye las alabastritas alabastros calcáreos; deposi-tado a partir de aguas ricas en carbonato de calcio, este mineral origina las estalactitas y las estalagmitas, los oolitos, los pisolitos y la cal-cita pulverulenta microcristalina, todos ellos depósitos característicos de las cuevas calcáreas; también constituye los típicos travertinos. 

La calcita es ligera y no muy dura, constituyendo el grado tres de la escala de Mohs; se raya fácilmente con la navaja. Desde el punto.de vista óptico muestra el fenómeno de la doble refracción: en efecto, observando un punto dibujado en una hoja de papel a través de un romboedro de exfoliación perfectamente transparente de calcita, se nota que la imagen del punto se desdobla. 

Si se hace girar el romboedro sobre sí mismo, una de las dos imágenes permanece fija, mientras que la otra gira alrededor de la primera, describiendo una circunferencia. Esto sucede debido a que un rayo luminoso, al atravesar cualquier mineral birrefringente, se desdobla en dos rayos que se propagan en el interior del cristal con velocidades diferentes: estos, en el caso de la calcita, son muy diferentes entre sí y por tanto el fenómeno que resulta es muy evidente. Algunos cristales de calcita son fluorescentes a los rayos ultravioleta, emitiendo luces rojas, amarillas, rosadas o azules, y con frecuencia también termoluminiscentes.

La calcita es, además, soluble en ácido clorhídrico diluido y en frío, mostrando una clara efervescencia. Calentada a elevada temperatura (cerca de 900 °C) se disocia en cal y anhídrido carbónica Su polvo da a la llama una característica coloración roja anaranjada debido a la presencia de calcio. Se conocen dos modificaciones polimorfas del mineral: el aragonito, que cristaliza en el sistema róm-bico, y la vaterita, que perte-nece al sistema hexagonal; ambas, si se calientan, se transforman en calcita. Desde el punto de vista químico, la calcita es un carbonato; contiene, además de calcio, carbono y oxígeno, pero en ocasiones también hierro, manganeso, cinc, estroncio y magnesio. Su estructura está representada por un romboedro alarga-do, en los vértices y centro del cual se encuentran los átomos de calcio, mientras que a lo largo del eje verti-cal se sitúan los grupos car-bonato (CO3), alternando con átomos de calcio; en estos grupos el carbono se sitúa en el centro de tres oxígenos, dispuestos según los vértices de un triángulo. 

Origen y yacimientos de la calcita 

La calcita es un típico mineral de génesis sedimentaria que se forma bien por precipitación química (evaporación de soluciones ricas en carbonato de calcio), bien por sedimentación de restos de organismos marinos que utilizan el carbonato de calcio del agua para la construcción de su caparazón (calizas organógenas). También puede tener un origen metamórfico y, en algunas raras ocasiones, magmático. Las rocas calizas o calcáreas son muy abundantes en la superficie terrestre, cubren más del 40%, aunque en peso representan sólo el 4% de la corteza terrestre. Grandes romboedros muy límpidos de calcita, usados en el pasado para fabricar conocidos los agregados de calcita procedentes de Fontainebleau (Francia) y de Michigan (Estados Unidos). En España la calcita es uno de los minerales más abundantes. Destacan los excelentes cristales (diente de perro) de los yacimientos de esfalerita y fluorita de Asturias y Cantabria. 

Aplicaciones

 Los cristales límpidos, como el espato de Islandia, se han utilizado en la fabricación de prismas polarizadores (nicol) para microscopios petrográficos, que en la actualidad han sido sustituidos por los menos costosos filtros polaroides. Las masas compactas de caliza (calizas y mármoles) se emplean en construcción, bien como materia prima básica para la obtención del cemento, bien como rocas ornamentales. En la industria química se usa para la fabricación de sosa caústica, anhídrido carbónico y cloruro de calcio; en metalurgia se emplea como fundente, y en la industria de los fertilizantes como corrector de suelos. Usos más particulares son los del mármol en escultura y de las calizas litográficas en imprenta. Las masas terrosas de calcita se emplean como polvo para enlucir y en la industria de las gomas y de los barnices. 

Ejemplares notables 

Los mayores cristales de calcita proceden de Helgustadir y Reydarfioerdur, en Islandia. Se trata de tres ejemplares, el primero de los cuales mide 7x7x2 metros y pesa 254 kilos; las dimensiones del segundo son 6x6x3 metros y el peso de 280 kilos; el tercero mide 5x5x3 metros y pesa 214 kilos. Otro gran cristal procede de Nuevo México (Estados Unidos) y pesa 33 kilos.