Saltar al contenido

Biotita Características y Yacimientos

Presente en los tres grandes grupos de rocas, su estructura reticular lo fácilmente exfoliable en láminas

biotita fractura

El término biotita, conocido a partir de 1841, deriva del nombre del francés Jean-Bartiste Iliot (1771- 1862), que fue el primero en estudiar las diferencias ópticas entre las micas. Por lo general, se presenta en forma de láminas de dimolsiones variables y de color oscuro. Por esto último se la incluye en el grupo de los componentes melanócratas de las rocas por la tonalidad oscura que les confiere.

En arenas y areniscas se presenta como láminas o pajuelas de color amarillo brillante como el oro, con el que los profanos lo confunden a veces. Este color es debido, en realidad, a la alteración del mineral. Según los elementos químicos presentes, se conocen diversas variedades de biotita: la manganotilita, rica en manganeso; el lepidomelano, derivado del griego icpis («escama») y ni lis («negro»); la siderofilita, rica en hierro; la annita, nombre deriva-do de la localidad  donde fue encontrado, Cabo Ann, en Estados Unidos; el merosseno, del griego meros (extranjero).

Características de la biotita

La biotita es un silicato complejo. Además de silicio y oxígeno, contiene potasio, hierro, magnesio y aluminio. Cristaliza en el sistema monoclínico, con hábito pseudohexagonal o a veces en cristales hexagonales. Por lo general se presenta en laminillas o en agregados laminares de color negro, pardo o verde oscuro. 

Es blanda, tiene una dureza comprendida entre 2,5 y 3 en la escala de Mohs. Su peso específico varía con la composición química: cuanto más rica en hierro es más pesada. La estructura reticular del mineral es la que explica su fácil exfoliación. Como en todos los silicatos, el silicio se encuentra en el centro de un tetraedro, cuyos cuatro vértices están ocupados por átomos de oxígeno. Pero en este caso parte del silicio puede haber sido sustituido por aluminio. Los tetraedros de este tipo se unen entre sí compartiendo tres vértices para formar redes hexagonales indefinidas. Hierro, magnesio y manganeso se disponen también en el centro de un octaedro, en cuyos vértices se disponen átomos de oxígeno o grupos hidroxilos (OH). 

Tetraedros y octaedros comparten los vértices. Tenemos, de esta forma, un estrato de octaedros dispuestos entre dos estratos de tetraedros, para formar el denominado «paquete». Los átomos de potasio se disponen entre un paquete y otro. Mientras las fuerzas que mantienen unidos los átomos en el interior del paquete son muy fuertes, las que unen el potasio a estos últimos son débiles. Por esta razón, la biotita, al igual que todas las otras micas, se exfolia con facilidad en forma de láminas finas, elásticas, flexibles, semitransparentes y de brillo nacarado o vítreo. 

Origen y yacimientos de la biotita

La biotita es un mineral muy común en los tres tipos de rocas que forman la corteza terrestre. Se encuentra, por tanto, en ambientes magmáticos, tanto efusivos como intrusivos, metamórficos y sedimentarios. 

Los cristales más bellos proceden de las pegmatitas de Rusia, Groenlandia, Italia, Brasil y la península escandinava. En esta última, sobre todo en Noruega, se han encontrado grandes láminas de biotita de hasta siete ni de superficie. 

En España se encuentran magníficas láminas de biotita El Pedroso (Sevilla), y en las pegmatitas de ciertas localidades gallegas y del cabo de Creus (Gerona). 

Aplicaciones 

La biotita, debido a su con-tenido en hierro, no puede ser empleada en la fabricación de materiales aislantes eléctricos y térmicos, como sucede con la moscovita. Aunque no tiene importancia industrial, la biotita tiene un gran interés petrológico pues proporciona indicaciones importantes sobre la génesis de las rocas. Tiene, asimismo, un notable interés como mineral de colección.